viernes, 4 de marzo de 2011



Aquí estoy. Una vez más, encerrada entre estas cuatro paredes. Soñando con que algún día tu regreses.Entre susurros el viento me habla de ti, haciéndome recordar aquello que tanto deseo olvidar. Extraño día lluvioso, en el que con una sonrisa te despediste de mi, dejando en la comisura de mis labios un dulce sabor a vainilla.Un recuerdo es el que me une a ti, un recuerdo imposible de borrar...
Sí mi vida, yo no te olvido, mi corazón ya no late, puesto que tu te lo llevaste contigo.Cuida de él allá donde estés. Sólo te pido una cosa, espérame, porqué algún día ambos flotaremos en la eternidad de los tiempos, agarrados de la mano, observando como nada ni nadie puede con el amor verdadero. Aunque sea la propia muerte la que se empeñe en hacerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario